Susana Raffalli, investigadora de la prestigiosa organización, explicó que los preocupantes datos son consecuencia de la desnutrición crónica

Cáritas Venezuela reveló que la desnutrición aguda alcanzó un 12% en 2020 y alertó que el retraso del crecimiento se ha acumulado de forma sostenida desde 2016 y la escala del problema se ha mantenido por encima de los umbrales internacionales de manera consistente.

Susana Raffalli, investigadora de Cáritas Venezuela, aseguró en diálogo con Crónica Uno, que los alarmantes datos provienen de la evaluación de los niños del programa Saman durante el período 2017-2020 y utilizaron los patrones de referencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El propósito de este trabajo fue identificar en qué edades hay retrasos de crecimiento, así como exigir la reprogramación de las estrategias para abordar el problema en el país.

Raffalli alertó sobre el retraso del crecimiento como consecuencia de la desnutrición crónica y explicó que fue más frecuente identificarlo en los primeros dos años de vida de los niños. Además, un 41 % de los casos estudiados arrojó que el pico de prevalencia ocurre específicamente entre los 20 y 22 meses de edad. Resaltó que hay mayor incidencia en las niñas con respecto a los niños.El mensaje en Twitter de Susana RaffalliEl mensaje en Twitter de Susana Raffalli

La experta reveló que el 4% de los niños evaluados padecen de desnutrición aguda y retraso del crecimiento simultáneamente, y que se detectó retraso del crecimiento en 33 % de los niños con desnutrición aguda. Además, detalló que la desnutrición aguda fue identificada en 13 % de los niños con retraso del crecimiento.

Raffalli explicó que los niños con desnutrición aguda tienen 1,09 veces más probabilidades de sufrir retraso en su crecimiento con respecto a los niños que tienen su peso y estatura adecuada. y los niños con retraso del crecimiento tienen 1,085 veces más posibilidades de caer en desnutrición aguda que sus pares con buen crecimiento.Un grupo de venezolanos camina por una calle con maletas y bolsos, en San Cristóbal, estado Táchira (EFE/ Johnny Parra/Archivo)Un grupo de venezolanos camina por una calle con maletas y bolsos, en San Cristóbal, estado Táchira (EFE/ Johnny Parra/Archivo)

Raffalli alertó que la desnutrición aguda aumenta la probabilidad de tener retraso de crecimiento y viceversa.

La investigadora de Cáritas declaró que todos los niños evaluados mostraron algún grado de retraso del crecimiento: “Todos tienen su potencial de desarrollo comprometido por ese déficit, califiquen o no como niños con talla baja moderada o severa”.

Además, recordó que estos niveles de retraso en el crecimiento infantil son indicadores de que la privación nutricional de estos niños comenzó aproximadamente en 2014.

“Más de un tercio de los niños que admitimos en nuestros programas de recuperación nutricional egresarán con retraso de crecimiento. Si no se les acompaña, ese tercio de los niños que damos de alta, regresarán”, advirtió.

Raffalli recalcó que la desnutrición se instala en edades muy tempranas y por eso es el mejor momento para prevenir y mitigar: “El periodo de edad hasta los dos años nos ofrece una ventana de oportunidad para evitar este retraso en el crecimiento”.Susana RaffalliSusana Raffalli

La experta en seguridad alimentaria y nutrición pública considera que el retraso de crecimiento en Venezuela demanda un replanteamiento de enfoques para los niños que asisten a los programas de atención social. “La información que cada niño revela sobre la cronicidad de su desnutrición tiene que guiar nuestros programas, aunque la desnutrición aguda determine las prioridades programáticas y de financiación en las emergencias humanitarias”, explicó.

Además enfatizó que se debe incluir la desnutrición crónica entre los criterios y protocolos de programación para mantener a los niños menores de dos años bajo atención para su protección social y generar más opciones para las mujeres en gestación y las madres lactantes para garantizar una educación nutricional efectiva.

“Este avance progresivo del retraso de crecimiento generará en 20 años impactos muy negativos en la vida de estos niños, así como en la productividad del país y como consecuencia, generará una gran carga sanitaria importante al sistema de salud”, concluyó Raffalli.