Un anuncio volvió a captar la atención de la población venezolana el 31 de agosto: en una transmisión televisiva, el mandatario Nicolás Maduro aseguró que el próximo mes de octubre iniciaría la vacunación contra el COVID-19 a niños, niñas y adolescentes a partir de los 3 años de edad. ¿Pero es posible avanzar ya hacia esa etapa? 

1-¿Qué dice la OMS? 

La única vacuna autorizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para mayores de 12 años es la vacuna desarrollada por Pfizer-BioNTech, cuyo nombre comercial es Comirnaty. Entre los grupos a los que llama a dar prioridad, incluye a los adolescentes con afecciones subyacentes. 

¿Pueden usarse en niños las otras vacunas autorizadas previamente por la OMS en adultos? Para la organización, aún se necesitan más pruebas de los efectos a corto y largo plazo sobre el perfil de seguridad de las vacunas en los niños, niñas y adolescentes, así que por ahora, la única vacuna aprobada por OMS para mayores de 12 años es la de Pfizer.

“Las otras vacunas que han recibido la autorización de emergencia de la OMS siguen estando autorizadas para personas de 18 años en adelante”, destaca la OMS en su página web. 

Pfizer resalta que los efectos secundarios de su vacuna en adolescentes de alto riesgo son leves | Foto: EFE
Pfizer resalta que los efectos secundarios de su vacuna en adolescentes de alto riesgo son leves | Foto: EFE

2-¿Qué hacen algunos países?

Algunos países han comenzado a vacunar a los adolescentes. Uno de ellos es Estados Unidos, donde los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan a los mayores de 12 años de edad vacunarse contra el COVID-19, pero por ahora solo aconsejan la vacuna Comirnaty (Pfizer-BioNTech). 

En Europa, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) autorizó la vacuna Comirnaty y la vacuna desarrollada por Moderna (cuyo nombre es Spikevax) para su uso en mayores de 12 años. Todavía no las recomiendan para niños y niñas menores de 12 años. 

En el caso de la vacuna Comirnaty, la EMA destaca que los estudios demostraron que la respuesta inmunitaria de los niños, niñas y adolescentes entre los 12 y los 15 años era comparable al del grupo de jóvenes entre los 16 y los 25 años. La agencia señala que los datos sobre menores de 12 años aún son limitados. 

La EMA reseña que en los estudios clínicos de fase 2/3 de Moderna participaron más de 3.700 adolescentes entre los 12 y los 17 años, que mostraron que la respuesta que genera la Spikevax en adolescentes de 12 a 17 años es similar a la detectada en los adultos entre los 18 y los 25 años. Los efectos secundarios también se asemejan a los registrados en mayores de 18 años. 

Academia de Medicina: Aún no hay vacunas anticovid autorizadas para niños menores de 12 años

3-¿Y las vacunas de China? 

China, por su parte, autorizó en junio el uso de emergencia de dos vacunas en niños, niñas y adolescentes entre los 3 y los 17 años: la vacuna CoronaVac de Sinovac y la vacuna BBIBP-CorV de Sinopharm. 

Según reseña la agencia Xinhua, en el anuncio de la aprobación, el experto del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China, Shao Yiming, expresó que ambas vacunas demostraron ser seguras para el grupo de edad de 3 a 17 años, según los resultados de ensayos clínicos y revisiones por parte de especialistas.

Los resultados de los ensayos clínicos de fase 1/2 de la vacuna CoronaVac fueron publicados a finales de junio en la revista The Lancet

A inicios de agosto, los Emiratos Árabes Unidos anunciaron que empezarían la vacunación contra el COVID-19 para los niños, niñas y adolescentes entre los 3 y los 17 años. Según reseña la agencia EFE, el Departamento de Salud del país informó que la decisión se tomó tras obtener los resultados de un estudio con una muestra de 900 niños, que habría mostrado efectividad en reducir las infecciones y la gravedad de los síntomas. 

Para María Viki Zabaleta, pediatra infectóloga venezolana y experta en vacunas, asegura que en el caso de ambas vacunas producidas por China se necesita la publicación de los estudios científicos de fase 3, la última para su aprobación.

No hemos visto esos estudios. Lo único que tenemos son reportes de prensa en los que los laboratorios de las vacunas de Sinovac y Sinopharm dijeron que estaban haciendo estudios en niños desde los 3 años, pero son estudios tempranos. No hay fase 3 publicada todavía. Esto quiere decir que no tenemos seguridad de que estas vacunas sean realmente seguras y eficaces en niños”, expresó a Efecto Cocuyo.

Argentina evalúa la vacunación contra el COVID-19 en niños con Sinopharm | Foto: EFE
Argentina evalúa la vacunación contra el COVID-19 en niños con Sinopharm | Foto: EFE

 4-¿Qué pasa con Abdala?

La OMS todavía no ha autorizado el uso de Abdala, ni en adultos ni en niños. Los encargados del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de Cuba, institución desarrolladora de la vacuna, anunciaron que todavía no han solicitado la aprobación de la OMS pero que lo harían en los próximos días. 

En el caso de Cuba, la isla autorizó el uso de emergencia de Abdala en adultos y lleva adelante un ensayo clínico sobre su uso en niños, niñas y adolescentes entre los 3 y los 17 años. 

El pasado 1 de julio, Nicolás Maduro indicó que Venezuela empezaría a vacunar a niños, niñas y adolescentes para el retorno a clases en octubre, una vez que Cuba tuviera los resultados de sus ensayos clínicos del candidato vacunal Abdala en menores de edad. La decisión fue rechazada ese mismo mes por los gremios del sector salud. 

Zabaleta, integrante de la junta directiva de la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI), destaca que por lo menos las vacunas de Sinovac y Sinopharm han presentado sus estudios en adultos, pero Cuba no ha publicado en revistas científicas los estudios de sus vacunas contra el COVID-19, por lo que todavía no puede recomendarse su uso. 

Con Abdala menos, porque al menos con Sinovac y Sinopharm tenemos estudios en adultos, que ya están más que presentados, pero con Abdala no. Nosotros no hemos visto esos estudios”, aseguró la pediatra infectóloga.

Otra pregunta que habría que responder, según la especialista, es qué dosis pondrían: destaca que el sistema inmunológico de los niños es distinto al de los adultos, pues es muy activo, por lo que generalmente las dosis de vacunas no son las mismas que se utilizan en los adultos. Señala que esa es la razón por la cual se hacen más estudios específicos.

“Entonces, ¿qué dosis hay que poner?, ¿la misma que los adultos? Eso pudiera ser contraproducente. Por eso es que vacunar sin tener estudios ni avales más allá de una nota de prensa es peligroso”, indicó. “Los entes que están encargados tienen que entender que los niños no son adultos pequeños. Los niños son niños, no se pueden tratar como adultos pequeños”.

Enfermeras, activistas y docentes protestaron en julio para exigir que no se aplique Abdala a niños por considerarla un prototipo | Foto: EFE
Enfermeras, activistas y docentes protestaron en julio para exigir que no se aplique Abdala a niños por considerarla un prototipo | Foto: EFE

5-¿Deberían vacunarse los niños (por ahora)?

Para María Viki Zabaleta, el anuncio sobre la vacunación contra el COVID-19 en niños, niñas y adolescentes a partir de octubre en Venezuela debe recapacitarse. 

“Mi opinión personal y científica es que los niños ahorita todavía no deberían estar siendo vacunados, a menos que estuvieran enrolándose en un estudio fase 2/fase 3, porque no tenemos esos resultados y ahorita los niños no son los mayormente afectados por COVID-19”, expresó. “La rigurosidad de la ciencia debería tener más seguridad para poder utilizar estas vacunas en niños. Yo esperaría a tener más resultados”.

La especialista señala que la prioridad es terminar de vacunar a los adultos. Para el regreso a clases, aconseja vacunar a los profesores y todos los adultos que se desenvuelvan en el contexto escolar. 

“Ni siquiera se han vacunado los adultos. Si ni siquiera hay vacunas para todos los adultos, ¿por qué se quiere vacunar a los niños sin tener ni siquiera la seguridad de que les estás poniendo una vacuna relativamente segura a los niños? Hay que terminar de vacunar primero a los adultos“, destacó.

Efecto Cocuyo