El presidente de la Asamblea de Educación, Tulio Ramírez, alertó sobre el aumento del ausentismo docente y que a la luz de las circunstancias actuales y “las penurias que estamos pasando”, está incidiendo negativamente en la jornada escolar.

A su juicicio, “no asisten porque hay dificultades con el transporte, porque cuando un docente tiene una entrada extra, asume que la escuela sería su segundo frente laboral. Lo que pueden ganarse en una mañana trasladando a alguien al aeropuerto, es lo que podría recibir en un mes de trabajo”, dijo.

Sustituyen por los padres

Alertó además que los profesionales de la Educación renuncian a mitad del año escolar y las escuelas han optado por sustituirlos por padres que han asumido ese rol, “pero que todos sabemos que las competencias pedagógicas ameritan años de estudio”.

Para el académico,  el grave contexto de la Educación venezolana se supedita, además de las fallas de todos los servicios públicos, a factores propios de la crisis, que están evitando que alumnos y profesores asistan regularmente a las escuelas.

El también director del Doctorado en Educación de la Universidad Católica Andrés Bello, detalló que durante marzo “en el mejor de los casos”, se dio clases nueve días.

No hay recuperación

“En Educación, un día que se pierda de clases, no se puede recuperar, porque se van acumulando los contenidos”, dijo en entrevista a Román Lozinski en el circuito Éxitos de Unión Radio.

Resaltó que la situación dificulta que los niños adquieran las habilidades para ir a niveles superiores “y luego cuando llegan a la universidad no cuentan con las competencias para ser exitosos en ninguna prueba de admisión y si lograr pasar, serán profesionales con muchas deficiencias”.

Ramírez cuestionó las políticas gubernamentales implementadas en el ámbito educativo y criticó que “la calidad pedagógica esté en segundo plano”.

Fuente: Analítica