Rocío Dutary, miembro de la organización Save The Children, indicó durante un foro de la CDH UCAB que los niños, niñas y adolescentes son el grupo de mayor vulnerabilidad de los flujos migratorios, especialmente los no acompañados

La crisis humanitaria que atraviesa Venezuela es un fenómeno que afecta a toda la población y que produjo la migración forzada de más de 5 millones de venezolanos. Se estima que al menos 1,1 millones fueron niños, niñas y adolescentes (NNA) que viajaron en familia y no acompañados.

Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap, señaló que entre las razones que explican la salida del país de NNA se encuentra la violación masiva de los DD HH en Venezuela.

Durante el foro “Situación de la niñez migrante no acompañada y separada procedente de Venezuela” realizado por el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH UCAB) el 7 de diciembre, Trapani sostuvo que existe un quiebre de la institucionalidad a favor de los NNA.

Sin acciones a favor de la niñez

El especialista recordó que desde el año 2007, cuando se reformó la Ley de Infancia en Venezuela, hubo un marcado proceso de centralización en el que se eliminaron los programas y servicios de las regiones.

Además, Trapani indicó que desde ese año hasta 2013 cinco ministerios distintos asumieron el tema de infancia, lo que refleja la debilidad institucional.

“En ese periodo fue imposible consolidar una acción pública a favor de los niños. Desde el año 2013 hasta la actualidad, el área de infancia la tiene la rectoría en el despacho de la Presidencia con un viceministerio denominado la Suprema Felicidad Social del Pueblo”, precisó. 

A su juicio, al estar el área de infancia  ligada a una dirección de niños en un viceministerio, el cual está con los grupos vulnerables, hizo que se perdiera visibilidad. 

La niñez migrante no acompañada: los retos que atraviesan los niños, niñas y adolescentes

Sin datos oficiales

Trapani agregó que también existe una ausencia de datos, cifras y registros oficiales. Detalló que al último al que se tuvo acceso fue en el año 2016, el cual no fue publicado sino filtrado, y revelaba que al menos 11.400 niños menores de un año murieron por causas prevenibles.

“Muchos de los datos que hoy se manejan, incluso por la Naciones Unidas, son de fuentes de información levantadas por las propias ONG, universidades y centros de investigación”, aseveró.

El último dato oficial de violencia contra niños fue publicado en el año 2005. Afirmó que la ausencia de datos ha sido una política del régimen de Nicolás Maduro.

NNA no acompañados o separados en Ecuador

Wilfrido Acuña, experto en movilidad humana y miembro de CARE, precisó que, extraoficialmente, se considera que al menos 500.000 personas de nacionalidad venezolana se encuentran en Ecuador, de los cuales el 73 % están en situación irregular y el 80 % en necesidad de protección. 

En este sentido, la ACNUR estima que el 39 % son NNA menores de 19 años, de los cuales el 83 % únicamente cuentan con el registro de nacimiento. 

“Los NNA migrantes no tienen condiciones que les permita salir de su situación migratoria irregular. Las familias enfrentan serias dificultades para garantizar medios de vida que les permita acceder a recursos económicos y completar su proceso de registro”, aseveró.

Detalla que los niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados no cuentan con un sistema de protección integral ni regularización migratoria. A su juicio, este grupo debería entrar en un proceso de protección internacional o refugio, sin embargo, no existe ese sistema integral de regularización. 

Sobre los datos de viaje de los NNA que recopiló la Unicef en el año 2020, se tiene que el 13 % viajó con ambos padres, 47 % solo con la madre, 4 % con el padre, 23 % separados 23 y 13 % no acompañado.

Dificultades y necesidades 

Acuña destacó que la Defensoría del Pueblo del Ecuador considera que hay un alto número de NNA no acompañados o que se encuentran con familias sustitutas o familias ampliadas, las cuales están en situación de calle. Además, se encuentran fuera del sistema educativo. 

El especialista comenta que esta situación genera una mayor exposición a sufrir violencia sexual y vulnerabilidad al embarazo infantil y adolescente. 

“También existe una gran tendencia al matrimonio infantil y las uniones precoces que violentan los derechos humanos de las NNA y pone en riesgo su desarrollo físico y psicológico”, enfatizó.

Sobre este tema, indicó que hay una necesidad de información sobre derechos sexuales y reproductivos que les permita identificar y prevenir situaciones de violencia y abuso sexual, como de accesos adecuados, seguros y gratuitos a métodos anticonceptivos y de atención materna. 

Subrayó tambien la necesidad de ejercer el derecho a decidir sobre la interrupción del embarazo por violación y el derecho a la justicia. 

Foto: EFE.

Compromisos y retos

Acuña destacó que quieren incidir en la declaratoria de la institucionalidad de las reformas a la Ley de Movilidad Humana, especialmente las que afectan y limitan los derechos de los NNA migrantes y refugiados en situación de vulnerabilidad. 

También buscan apoyar la realización de estudios cuantitativos sobre las implicaciones de las medidas impuestas en la pandemia del covid-19 en la salud mental de NNA. 

Señaló que continuarán y reforzarán las líneas de trabajo y estrategias orientadas a garantizar derechos y acceso de servicios públicos y gratuitos de salud sexual y reproductiva, con énfasis en sectores en situación de movilidad humana y en las comunidades vulnerables de acogida.

Por su parte, Trapani sostuvo que se deben crear en Venezuela políticas públicas básicas y políticas de protección especial con enfoque basado en los derechos de los NNA. 

Considera que se deben publicar periódicamente los datos y registros actualizados y fortalecer el sistema de protección de NNA y de los procedimientos y recursos en ese ámbito.

Además, debe existir un reconocimiento y apoyo a las iniciativas de la sociedad civil y avances en la cooperación internacional.

Muertes violentas de NNA

Desde el año 2017 hasta el 2019, el Observatorio Venezolano de Violencia y Cecodap contabilizaron 3.738 casos de muertes violentas de NNA.

Carlos Trapani indicó que aunque no representa la totalidad de los casos, se refleja el incremento y las tendencias al alza en los últimos años, porque aunque existió una disminución entre los datos de 2018 y 2019, eso se debió a que hubo un flujo migratorio de más de 5 millones de personas que modificó la tasa poblacional.

Del total de los casos, 2.291 fueron homicidios y 463 se trataron de decesos por letalidad policial. Es resaltante la actuación de los cuerpos policiales y militares que ocasionan muertes en NNA.

Por otra parte, el OVV contabilizó 28 suicidios de NNA entre enero y agosto de 2021, el 15,9% del total de muertes (176) autoinfligidas donde se conocía la edad. Además, se registraron 33 casos de violencia autoinfligida.

“Estos datos reflejan el compromiso de la salud mental de los NNA, quienes ahora se preocupan de lo que tiene que comer y además sufren la ausencia de sus padres que emigraron”, aseveró Trapani.

Respuesta de los organismos

Rocío Dutary, miembro de la organización Save The Children, recordó que los NNA son el grupo de mayor vulnerabilidad de los flujos migratorios, especialmente los no acompañados, que son los más impactados y al mismo tiempo los más invisibles.

“Este grupo encuentra dificultades para recibir asistencia humanitaria tales como las transferencias monetarias y además enfrentan discriminación y xenofobia en sus ámbitos comunitarios y en las escuelas”, precisó.

En el año 2018, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, comisionó a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y a la ACNUR a crear una plataforma de coordinación en el que participan agencias de la ONU y organizaciones de la sociedad civil para coordinar las respuestas en los 17 países que han sido impactados por la migración en Latinoamérica y el Caribe.

Dutary detalló que esta plataforma regional coordina con la de cada país para apoyar los esfuerzos gubernamentales y así evitar la duplicación de esfuerzos y tener una mayor optimización de los recursos.

Trabajos a favor de los niños, niñas y adolescentes

En cuanto a la niñez migrante no acompañada, Dutary indicó que este año han trabajado en un mapeo de la información de los últimos tres años disponible. “No ha sido fácil identificar los lugares donde se capta la información y verificar si son fuentes oficiales o secundarias”, agregó. 

Explicó que también trabajaron en una campaña, liderada por Save the Children en conjunto con otras organizaciones del sector de protección, para visibilizar la situación de la niñez migrante no acompañada de Venezuela y promover cambios estratégicos.

La campaña está dirigida a tomadores de decisiones y a la población migrante para explicar cuáles son los riesgos de la migración forzada en esas condiciones y cuáles son los espacios de apoyo que pueden encontrar en las rutas de tránsito y de esa forma promover la protección de los derechos de la niñez y adolescencia.

Para el próximo año tienen previsto la realización de un estudio de monitoreo en fronteras, debido a que durante el 2021 estuvieron limitados por los cierres y las medidas de confinamiento por la pandemia del covid-19.

Recomendaciones de la voz de los NNA

Dutary indicó que Save the children promovió talleres con los niños, niñas y adolescentes directamente para que este grupo emitiera algunas recomendaciones a los Estados. Entre las sugerencias destacan:

-La necesidad de ajustar las normas, leyes y formas de atención hacia la población migrante incluido los NNA.

-Asegurar los recursos humanos y presupuestarios. 

-Mejorar los sistemas de recopilación de datos y presentar informes periódicos a los organismo internacionales. 

-Lograr la participación de la sociedad civil y los organismos en los espacios de discusión para la toma de decisiones. 

-La creación de un directorio de sistemas de protección de la niñez y adolescencia y sumar los esfuerzos a nivel regional y nacional.

Las iniciativas de diversas organizaciones requieren del apoyo gubernamental para llegar a todos los NNA que se encuentran en una situación vulnerable. “Ellos requieren nuestra atención”, subrayó Dutary.

El Diario