El mundo de los videojuegos no es el mismo que muchos padres y madres experimentaron en su etapa de niñez y adolescencia. Hoy en día nos podemos encontrar con una infinita variedad de videojuegos para todos los gustos, con mejores gráficos, más elementos tecnológicos y hasta con la posibilidad de interactuar con personas de diferentes países mientras se juega.

En un #EncuentroCecodap sobre las ventajas y riesgos de los videojuegos, Elías Haig y Estefano Velasco, ambos de 14 años de edad, pudieron brindar sus puntos de vista sobre lo que aprenden de estas plataformas digitales.

Trabajo en equipo y otras enseñanzas

Los adolescentes Elías y Estefano hablaron de los videojuegos como consumidores habituales del siglo XXI. Aclararon que muchos de los videojuegos aportan enseñanzas y valores a los niños, desde muy pequeños. Estefano pone como ejemplo las sagas de juego de Súper Mario Bros. “Los videojuegos enseñan a trabajar en equipo, la competitividad sana y otros valores”, apunta.

Elías por su parte manifestó que los videojuegos inducen a una buena parte del pensamiento lógico y práctico, a la constancia y otros valores muy importantes. Puso como ejemplo, el juego de Minecraft,  en el que se debe usar el pensamiento lógico para usar el circuito de redstone (elemento que permite crear casas, carreteras y otras estructuras)con el que debes administrar los recursos que obtienes en el juego.

Entre otras ventajas de los videojuegos tenemos la enseñanza de idiomas. Esto ocurre debido a que los niños y adolescentes al jugar están en constante interacción con personas en cualquier parte del mundo. También hay juegos en los que se requiere de habilidad lingüística extra para resolver alguna misión y poder lograr el objetivo. Estefano contó cómo tuvo que aprenderse varios números en ruso para avanzar en un videojuego. 

Padres acompañantes

«No todos los videojuegos son violentos», expresó Elías. Sin embargo, reconoce que existe una amplia gama de ofertas que tienen como elemento clave la violencia. Por eso, para él es muy importante el acompañamiento por parte de los papás.

Los adolescentes indicaron que el Entertainment Software Rating Board (ESRB) puede ser un aliado importante para los padres. Es un sistema de clasificación norteamericano de videojuegos. Es una herramienta que evalúa el contenido y asigna una categoría de edad.

El símbolo de ESRB, se puede encontrar en la parte trasera del empaque de los videojuegos y se divide en las siguientes categorías: para todo público, más diez años (10+), adolescentes (13+), maduros (17+), sólo adultos (18+) y clasificación pendiente.

También expresan que los videojuegos más populares a pesar de tener contenido violento no solo se centran en eso, sino también en diferentes habilidades como la memorización y construcción, elementos que se centran en la historia, resolver misiones, entre otros.

¿Pero y si se vuelven violentos los niños? Elías nos aclaró que existen múltiples estudios que señalan que existen más factores para que un niño, niña o adolescente se torne agresivo. Expuso que en la medida que los NNA estén expuestos a la violencia por factores externos, como por ejemplo un ambiente familiar hostil, es más propenso a utilizar la violencia de los videojuegos como motivador para empeorar su comportamiento.

Para aquellos padres que les preocupa el tiempo que pasan sus hijos sumergidos en videojuegos, Elías y Stefano aseguraron que el método de cumplir metas funciona bastante bien. «En vez de restringir el uso de los videojuegos por cantidad de horas, pueden establecer el tiempo por meta. Es decir, hoy se va a pasar determinado nivel», explicaron.

Los adolescentes indicaron que con este cambio en la norma se puede ser más empáticos e iniciar con buen pie la negociación. 

Prevención de adolescentes para adolescentes

  • No poder tu verdadero nombre, edad ni ubicación.
  • Tener un apodo que sea conocido por los padres.
  • No tener una foto personal como foto de perfil.

    Cecodap