A lo largo de los años el Hospital José Manuel de los Ríos se mantiene como el principal y más importante centro de atención pediátrica del país. El hospital cuenta con 34 servicios agrupados en tres departamentos (Médico, Quirúrgico, Medicina Crítica y Emergencia). Así mismo, dispone de un Departamento de Ciencias Auxiliares y Diagnóstico con 16 servicios y una división de Enfermería.

Hoy en día, en el J. M. de los Ríos el derecho a la salud se encuentra vulnerado. La crisis de insumos, falta de tratamientos, falta de personal médico, cierre de departamentos, falta de camillas, fallas en el suministro de recursos básicos como la luz y el agua, entre otros factores hacen que la muerte de niños, niñas y adolescentes sea el resultado de la situación precaria que vive la institución.

Lea también: Hospital JM de los Ríos suspende temporalmente consultas en Hematología

El 12 de marzo, un día antes de anunciarse la llegada del nuevo coronavirus a Venezuela, ocurrió una de las tantas protestas en la institución. Personal médico, administrativo y padres de niños, niñas y adolescentes alzaron su voz -otra vez- para exigir sus derechos.

El exdirector del hospital, Huniades Urbina, expresó a Cecodap que las razones de la manifestación comienzan en  “hacer un llamado de atención al gobierno nacional, al Ministerio de Salud, para que tome en consideración las deplorables condiciones de salud tanto en el J. M. de los Ríos como en todos los hospitales del país».

Ese mismo día, a sabiendas de la protesta convocada con quince días de anterioridad, llegó un camión al hospital con medicamentos.  Urbina tildó el acto como una “pantomima»,  ya que en situaciones anteriores “llegan los insumos en la mañana y en la tarde los sacan por la puerta de atrás y se los llevan”.

Una radiografía

Actualmente, el centro de salud se encuentra con múltiples servicios cerrado.

  • La terapia intensiva
  • Cirugía cardiovascular
  • Cardiología
  • Consultas de hematología (por falta de agua)
  • Oncología, parte de hospitalización
  • Terapia intensiva
  • Anatomía patológica
  • Tomografía y equipo de rayos x.

Un ascensor para todos

Solo funcionan dos quirófanos, de siete, y de manera intermitente, porque se encuentran en el piso siete y el hospital solo cuenta con un ascensor.

En el mismo ascensor suben y bajan pacientes, comida y hasta cadáveres.

La falla de los ascensores fue reportada en 2010, cuando se presentó una de las primeras crisis del hospital ante el tratamiento para la tuberculosis y la dificultad de transportar pacientes en silla de ruedas por la falla de los ascensores.

Sumado a todo esto existen muchas deficiencias más como la falta de camillas. Este insumo disminuyó a menos de la mitad. Ahora hay solo 96 camillas disponibles cuando debería contar con 300.

Lea también: Carlos Trapani: No hay palabras para describir las muertes en el JM de los Ríos

Los responsables

El Hospital J. M. de los Ríos se encuentra bajo la administración del Ministerio para la Salud desde 2008. Es el ente responsable de ejecutar los requisitos administrativos, insumos e infraestructura para garantizar el derecho a la vida y a la salud de todos los niños de Venezuela.

En febrero de 2018 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó medidas cautelares pidiéndole al Gobierno salvaguardar la vida y salud de los pacientes en el área de nefrología. Sin embargo, en la actualidad estas medidas no se han cumplido.

“Lamentablemente hay unas vidas que se han perdido por la desidia del Estado, mientras que otras se deterioran rápidamente por no tener una atención médica oportuna ni adecuada. Que la CIDH haya tomado medidas colectivas para proteger la integridad y la salud de los pacientes del J. M. de los Ríos muestra la urgencia y la severidad de la crisis hospitalaria que se vive puertas adentro», indicó Julett Pineda, periodista especializada en la fuente de salud.

La especialista señaló que organismos como la CIDH pueden hacer un llamado de atención y sugerir acciones para garantizar el derecho a la salud de los afectados, mas no poseen mecanismos para obligar a los gobiernos a acatar las medidas al pie de la letra.

Lea también: “Me siento mitad en la vida y mitad en la muerte”, dice paciente del JM de los Ríos

Narró además cómo en 2018 la CIDH solicitó al Estado venezolano investigar las causas del brote infeccioso que causó la muerte de al menos cuatro pacientes del servicio de Nefrología; pero hasta la fecha, no se ha responsabilizado a nadie por esa tragedia. «Incluso funcionarios de la Fiscalía entrevistaron a los padres de los niños y al personal de salud en su momento»,  agregó Pineda.

La crisis del hospital infantil tiene numerosas vidas de niños en un hilo. Para el 7 de diciembre de 2018 fallecieron 29 niños por causas vinculadas a la crisis de salud. A pesar de las medidas cautelares, al año siguiente murieron 10 niños en el área de nefrología (hasta octubre). En enero de 2020, falleció Víctor Pino. Tenía 12 años de edad, paciente de Nefrología.

¿Cuántas muertes más de niños, niñas y adolescentes se necesitan para recuperar lo que era el Hospital J. M. de los Ríos? ¿Cuántas protestas se necesitan para que los profesionales de la salud tengan dignidad laboral? ¿Cuántas madres y padres más deben llorar a sus hijos para que ocurra algo en el hospital?

Cecodap