El organismo resaltó que la pandemia ha empeorado las condiciones de millones de niños alrededor del mundo, lo que ha agravado la malnutrición, la pobreza, los conflictos y la desescolarización y llama a recaudar más de 200 millones de dólares para financiar programas de apoyo.

Caracas. «Tras seis años consecutivos de contracción económica, la situación humanitaria en Venezuela sigue intensificándose». De esa forma el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) resalta una de las razones por las que cerca de 7,5 millones de niños venezolanos requerirán apoyo multilateral en 2021.

El organismo detalla que al menos siete millones de personas dentro del país y 12,2 millones «en movimiento desde Venezuela» necesitan, urgentemente, asistencia humanitaria. De ellos, 3,2 millones de niños están en el territorio nacional y otros 4,2 millones en el exterior.

Mediante el plan Acción Humanitaria para la Infancia 2021, Unicef espera recaudar la mayor financiación de emergencia de su historia, por un valor de 6400 millones de dólares, para prestar apoyo y servicios esenciales a 300 millones de personas, entre ellas más de 190 millones de niños, hasta finales de 2021.

El monto solicitado supone un aumento de 35 % respecto al hecho en 2020 y «refleja la ampliación de las necesidades humanitarias en todo el mundo», debido a la pandemia de COVID-19 y las crisis regionales que ya existían antes de ella.

El monto más alto de la región

Para Venezuela, la Unicef calcula que requerirá 201,7 millones de dólares para financiar programas de nutrición, salud, acceso a agua limpia, educación, desarrollo comunitario, entre otros tópicos, a lo largo del próximo año.

Unicef resalta que la pandemia ha empeorado las condiciones de millones de niños alrededor del mundo, lo que ha agravado la desnutrición, la pobreza, los conflictos y la desescolarización. En Venezuela, cerca de un millón de niños y adolescentes ha abandonado la escuela «y un millón más está en riesgo de tomar el mismo camino», dice el el organismo.

En 2021 Venezuela será el cuarto país en conflicto al que Unicef espera destinar más recursos, solo superado por Siria ($1043 millones para los refugiados y $330,8 dentro del país), Yemen ($576,8 millones) y la República Democrática del Congo ($384,4 millones).Lee también”Cuando la niña come arroz solo, me dice ‘mamá tengo hambre'”

Además, la agencia de la ONU espera recaudar otros 94,6 millones de dólares que serán utilizados para atender las necesidades humanitarias de niños, niñas y adolescentes venezolanos que se encuentran en otros países y aquellas personas afectadas por la COVID-19 en la región.

Inseguridad alimentaria, educación y servicios

Unicef señala que el resurgimiento de enfermedades como el sarampión y la difteria, el aumento de casos de malaria y tuberculosis, la baja cobertura de inmunizaciones y la interrupción de servicios de salud y nutrición debido a la pandemia amenazan la supervivencia y desarrollo de los niños venezolanos.

De igual forma, calcula que 2,3 millones de personas en todo el país sufren de inseguridad alimentaria severa, son los niños y mujeres embarazadas o en lactancia (principalmente indígenas y grupos adolescentes) los más afectados.

De casi 89.000 niños examinados en 23 estados entre enero y agosto de este año, Unicef encontró que más de 4000 padecían desnutrición aguda.

En cuanto a la educación, Unicef advierte que la afectación de 6,9 millones de estudiantes entre preescolar y secundaria por el cierre de escuelas debido a la pandemia podría agravar la situación que ha impulsado a que 856.000 niños, niñas y adolescentes estuvieran fuera del sistema escolar antes del confinamiento.

Indicadores y metas de 2021

De los 201,8 millones de dólares que calcula recaudar Unicef para el próximo año, 34,79 % irá destinado a programas de agua, saneamiento e higiene; 24,91 % de educación; 17,3 % de salud; 13,36 % de nutrición; 8,06 % de protección infantil y 1,59 % de comunicación para el desarrollo.

Para 2021 Unicef estima y planifica los siguientes resultados claves, entre otros:

  • Que 155.500 cuidadores primarios reciban asesoramiento sobre alimentación de lactantes y niños pequeños.
  • Tres millones de personas accedan a suficiente cantidad de agua segura y limpia.
  • 150.250 niños y cuidadores accedan a programas de apoyo psicosocial y de salud mental.
  • 1,2 millones de niños reciban materiales individuales de aprendizaje.
  • Cumplir el tratamiento de 51.447 niños de entre seis y 59 meses con desnutrición aguda severa y moderada.

Lee tambiénFalta de gasolina y de luz dificultó la distribución e instalación de equipos para pruebas de antígeno en el país

Sin embargo, en 2020 solo recaudó 35,6 millones de los 153,2 millones de dólares solicitados para atender los millones de niños venezolanos que padecen la crisis humanitaria compleja, así como 14 millones de 65,2 millones de dólares que requerían destinar a migrantes venezolanos.

Hasta noviembre de este año, Unicef había recibido 1690 millones de dólares en donaciones para su llamamiento de 2020 y 44 % fue destinado a programas de respuesta para la COVID-19. De los objetivos propuestos, solo el de agua, saneamiento e higiene superó la mitad del cumplimiento (60 % con 14,2 millones de personas que accedieron a agua limpia y segura).

Crónica Uno