El uso de las redes sociales por parte de niños y adolescentes se ha incrementado  en el confinamiento. Gran parte de ellos navega por internet, usa las redes, sin la debida orientación por parte de padres y representantes que les permita identificar si al relacionarse con desconocidos pueden ser víctimas de abuso sexual. Además, la aparición del movimiento MAP que sostiene que la pedofilia no es una enfermedad, sino una orientación sexual ha encendido las alarmas

Por: Beatriz Navas / @beanavas

Durante la cuarentena, por la información que ha llegado a los Centros Comunitarios de Aprendizaje (CECODAP), organización que trabaja en la promoción y defensa de los derechos humanos de la niñez y adolescencia, se ha incrementado la utilización de las redes sociales por parte de  pedófilos, quienes aprovechando que los niños no pueden salir de casa y están más tiempo conectados a las redes, la mayoría de las veces usando otra identidad, logran captar la atención de menores y adolescente. 

Oscar Misle, psicoterapeuta y director de Cecodap, advierte que padres, representantes, la familia en general debe estar atenta a los cambios que experimenten niñas, niños y adolescente en su comportamiento porque podrían estar siendo víctimas de pedófilos o pederastas. “La pedofilia es la atracción que sienten algunos adultos hacia niños o adolescentes, experimentan el deseo de tener relaciones, pero no consuman el acto, si ocurre, el pedófilo se convierte en pederasta. La utilización sexual de los niños es violencia, es un delito, porque  el niño o  niña no está preparada para tener una relación sexual”.

– Cuando un niño o niña es víctima de un pedófilo o pederasta, ¿experimenta cambios en su comportamiento?

– El niño o niña puede experimentar cambios en el comportamiento, en el estado anímico, presentar dificultad para dormir, pesadillas, terror nocturno. En algunos casos conversan  de sexo recurrentemente, podrían rechazar a algunos miembros de la familia o de pronto, sentir miedo o angustia de estar en contacto con una persona cercana. Hay que estar muy vigilantes, si hay manchas en la ropa interior, enrojecimiento en las partes íntimas, laceraciones vaginales o anales. Los adultos no deben descuidarse, tienen que estar atentos, monitoreando permanentemente y ante cualquier señal buscar ayuda para determinar lo que está ocurriendo.

A su juicio, hay que prestarle atención a la pedofilia, sobre todo ahora que el movimiento MAP (Minor-attracted person o persona a la que le atraen los niños en español), ha ocupado espacio y llamado la atención en las redes sociales, especialmente en Facebook.

– ¿Qué pretende el movimiento MAP?

– La pedofilia es descrita por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un trastorno sexual que se caracteriza por la presencia de fantasías, impulsos o comportamientos sexualmente excitantes, recurrentes e intensos relacionados con los niños, niñas, adolescentes generalmente hasta los 13 años de edad.

Este movimiento pretende conquistar legalmente un derecho que promueve el amor libre entre personas adultas y niños,  bajo el argumento de que se trata de un hecho natural, para que la pedofilia no sea sancionada legalmente Como sociedad hay que intervenir y reaccionar, independientemente de que no se tenga información de quienes lo integran, el hecho es que está haciendo ruido, preocupando a muchas familias, captando víctimas, hay que pronunciarse, estar atentos para que no cumplan con  el objetivo  de hacer creer a  la sociedad que la pedofilia no es una enfermedad, no es un trastorno mental, sino que una orientación sexual.

A propósito del movimiento MAP, Misle realizó un #EncuentroCecodap en Instagram en el que participó Ricardo Montiel, médico especializado en adolescente, quien denominó su participación como “una cruzada para desmovilizar a los grupos que promueven la normalización de la pedofilia”.

Montiel recomienda a  los padres  que manejen información. “Hay sitios  web legales donde hay juegos para niños y adolescentes. Son juegos en los que se interactúa entre los participantes y se ayudan para superar los niveles. Si no tienes la perspicacia para ver y entender los subtextos, puedes ser víctima de los pedófilos”. 

Manejo de información

Misle  considera que es de gran relevancia conocer la forma de las que se valen los pedófilos y pederastas para entrar en contacto con los niños.

– ¿Cómo actúan los pedófilos en internet?

– De varias maneras. Está la figura del grooming o falso niño, es  un ciberacoso de un adulto que se hace pasar por niño, logra captar su atención, se va ganando su confianza y crea un espacio de intimidad, puede pedirle fotografías, videos,  hasta lograr usarlo sexualmente. 

También está  el “sexting”, qué es el que solicita  fotos  de niños o niñas desnudos o  semidesnudos, o con actitudes sexuales, que luego puede comercializar o difundir  incluso para  ser utilizado como material pornográfico. 

Otra modalidad es el  sextorsión  o extorsión sexual, ejecutada a través de fotografías, imágenes generalmente obtenidas bajo engaño, a cambio de dinero, es un negocio muy lucrativo para el pederasta.

– ¿Hay niños más vulnerables que otros a ser víctimas del abuso sexual?

– Efectivamente, algunos son más vulnerables a ser abusados. Se trata de aquellos que están solos, que tienen necesidad afectiva y encuentran en un desconocido, que contactan en las redes sociales, el cariño, la atención que demandan.  En un primer momento no siempre el abusador actúa sexualmente, más bien lo hace afectivamente hasta ganarse la confianza. Ese niño o niña, que por lo general tiene baja autoestima, encuentra en ese personaje alguien que lo reconoce, valida, legítima como persona, que le halaga sus características físicas, y así , una vez que se establece ese vínculo afectivo empieza a actuar sexualmente, se consuma el acto, cuando eso sucede estamos frente a un pederasta. 

– Hay niñas, niños y adolescentes que tienen cuentas en las redes sociales. También sucede que  los padres, familiares,  amigos los exhiben  bailando canciones de contenido erótico, ¿hacerlo implica riesgos?

– Es necesario  tener mucho cuidado con el tema de la hípersexualización de los niños y de las niñas. Hay casos en los que desde muy pequeños comienzan a tener un culto por el cuerpo,  los padres, familiares o amigos le  abren cuentas en las redes,  las utilizan para exhibirlos, eso los coloca en situación de riesgo, crecen dándole mucho valor a  la apariencia física y eso hace que tengan una especie de obsesión por el reconocimiento de otros,  por la valoración que pueden hacer los demás de su imagen y , por ello, son presas fáciles para los abusadores sexuales, ahí están los  pedófilos y los pederastas al acecho.

Educación sexual desde temprana edad

Oscar Misle enfatiza que es fundamental educar a los niños desde temprana edad y hablar de la sexualidad con naturalidad.

  • La educación sexual es determinante desde los primeros años de vida.  Los niños y niñas deben saber que su cuerpo se respeta, que no puede ser tocado por ningún adulto extraño que no sea papá, mamá, los abuelos, una hermana o hermana, por ejemplo, cuando los están bañando.
  • Hay que enseñarles a diferenciar una expresión de amor a una caricia sexual, a decir no cuando sientan que se les está faltando el respeto.
  • Los padres y representantes deben conocer las redes sociales de sus hijos, saber cómo funcionan y respetar las edades. Hay niños con cuentas en Instagram, Facebook, WhatsApp  sin tener la edad permitida,  sin embargo, hay padres que se las abren.
  • Es necesario hacer seguimiento, saber cómo los niñas, niños  están utilizando las redes sociales, explicarle que estar en una red social es  como salir a la calle, tener cuidado por dónde te metes, con quién te relacionas.
  • Conversar acerca de los riesgos que  conlleva el uso de internet, explicarle que es pedófilo, un pederasta, la pornografía infantil, hacerles entender que cuando les llegue información sospechosa de acoso lo comunique a la familia, que sienta confianza para hacerlo.
  • Prohibir el uso de internet más bien despierta la curiosidad, tiene el encanto de lo prohibido, lo importante es advertir, informar, sobre todo formarlos en lo que es el uso responsable de la tecnología, esto  requiere mucha comunicación en la familia,  no  hay que delegar en otros la  formación sexual.

Cómo actuar si el niño es víctima de acoso

  • Si la niña, niño  o adolescente  es víctima de acoso sexual, hay que denunciar  ante el Ministerio Público o el Consejo de Protección del Niño, Niña y Adolescente,  guardar todas las evidencias que se tengan para fundamentarla. 
  • Cecodap tiene un servicio atención psicológica gratuito, pueden escribir vía WhatsApp 0424 284 23 59. 

Es fundamental que padres, representantes entiendan la magnitud del problema y actúen en consecuencia, formando y orientando a niños, niños y adolescentes acerca de los riesgos que conlleva establecer relaciones con desconocidos en internet, la exposición a chats, páginas web, sin ningún tipo de control. Evitar que sean víctimas del ciberacoso es prioritario.