Por Fernando Pereira | @cecodap | @fernanpereirav
Educador. Fundador de Cecodap

Mientras redactaba las siguientes líneas me llegó la noticia sobre la repatriación de los restos de nuestro querido José Godoy. Sacerdote salesiano quien falleció a comienzos de marzo en la ciudad de Roma. Debió migrar a Italia buscando las diálisis que el país le negaba. Su organismo se negaba a entender que la regularidad y la calidad del tratamiento no se pueden garantizar en un país con una emergencia humanitaria compleja.

Pérez Bonalde le daba el nombre al último viaje de mi amigo cuya última voluntad era ser enterrado en su natal Timotes.  Debí tomar aire varias veces porque casi simultáneamente aparecía el video del general Carlos Rotondaro denunciando que casi 5 mil pacientes renales han fallecido desde 2017. José engrosará las estadísticas de los pacientes que no recibieron la atención porque las prioridades son otras o los recursos se deben guardar con fines electorales.

Conocí a José siendo yo un adolescente. Él llegó como responsable de un grupo juvenil que realizaba un trabajo social con niños y adolescentes de los barrios El Carmen y Guaicaipuro en Sarría, Caracas. Su figura menuda no iba con su firmeza y fuerza. Tenía del don de la palabra que hacía escucharas una y otra vez los cuentos de su niñez en el páramo merideño y quedaras hipnotizado como en la primera ocasión.

Fue profundamente humano. Aprendí de su compromiso con los muchachos y las familias del barrio. Nos transmitió el amor por este país y su gente; especialmente por los niños y adolescentes en razón de su carisma.

¿Y los adolescentes hoy?

“La salud de los adolescentes y los jóvenes en la Región de las Américas”, es el más reciente informe presentado por la Organización Panamericana de la Salud. El documento advierte que la mitad de las muertes de ese grupo etario se pueden prevenir.

“Las tres principales causas de muerte entre los jóvenes en las Américas se pueden prevenir. El homicidio es la principal, que representa el 24% de la mortalidad, seguido de las muertes en el tránsito con el 20% y el suicidio con el 7%. El informe muestra que un número significativo de jóvenes en la Región sigue sufriendo de mala salud, con grupos más vulnerables como los indígenas, los afrodescendientes, la población LGBTQ y los jóvenes migrantes que se ven particularmente afectados”

Tasas de mortalidad más altas para hombres que para mujeres

Destaca que 80 por ciento de las 230.000 muertes por año de jóvenes en la región ocurren entre hombres, incluyendo nueve de cada diez muertes por homicidio, cuatro de cada cinco muertes en el tránsito y tres de cada cuatro suicidios.

Venezuela ocupa con el tercer lugar en muertes por homicidios (15-19 años) con una tasa de 54.9 en el período (2010-2014). La violencia constituye una pandemia que extermina a nuestros muchachos.

La violencia autoinfligida también crece. “Las tasas de suicidio también continúan aumentando en toda la región. Mientras más mujeres jóvenes intentan suicidarse, más hombres jóvenes mueren a causa de ello”.

La segunda tasa de embarazo adolescente más alta del mundo

América Latina y el Caribe tiene la segunda tasa más alta de embarazos en adolescentes en el mundo, con un estimado de 66,5 nacimientos por cada 1.000 niñas de 15 a 19 años para el período 2010-2015, en comparación con un promedio mundial de 46 nacimientos por cada 1.000 niñas.

Desafortunadamente Venezuela contribuye con buena parte de los casos de esa estadística.Miles de niños que nacen todos los años en condiciones de riesgo físico y emocional. Miles de ellos candidatos a engrosar las estadísticas de la creciente mortalidad por la violencia.

Los adolescentes de hoy, más que nunca, necesitan oportunidades. Recuperar la fe en el país, en que su proyecto de vida está aquí y no más allá de sus fronteras. Sentir que tienen espacio para desplegar sus alas y sueños. Necesitan muchos mentores como lo fue José para mí y mis compañeros.

Me uno a José en el deseo de que vuelvan a la patria nuestros adolescentes y jóvenes llenos de vida, con su ímpetu y creatividad para hacer realidad sus proyectos y sueños; para tener sus hijos en un país que los cobije libres y felices.

 

Fuente: efectococuyo.com